El tren Transmanchuriano coincide en su recorrido con el tren Tansiberiano, hasta Tarskaya desde donde toma rumbo al sudeste de China, siguiendo su recorrido hacia Pekín.

En este caso y a diferencia del Transmongoliano sin pasar por Mongolia. La región de Manchuria abarca el noreste de China, asi como una parte del sureste de Rusia y su recorrido principal es:

Moscú – Nizhny Nóvgorod – Perm – Ekaterimburgo – Omsk – Novosibirsk – Krasnoyarsk – Irkutsk – Ulán-Udé – Chitá – Társkaya – Zabaikalsk – Manzhouli – Harbin – Pekín.

Las obras del Transmanchuriano comenzaron en 1897, después de que China concediera un permiso de construcción atravesando el norte de Manchuria, aunque el uso para pasajeros no comenzó hasta principios del siglo 1903.

El recorrido de este tren es apasionante, y con su construcción, en la que invirtieron 5 años únicamente, le dieron un giro importantísimo al rumbo de la historia de Manchuria.

El primer proyecto vino de la mano del hombre de confianza de la corte dinástica Qing. Este fue enviado a la ceremonia de coronación del Zar Nicolás II. Allí supo de la intención del zar de construir una línea de ferrocarril que uniera este vasto territorio.

Transmanchuriano Low Cost. Un viaje en tren por Rusia y China<

Transmanchuriano Low Cost. Un viaje en tren por Rusia y China

Viaja a través deRusia, Mongolia y China de una manera única y personalizada. Con el viaje en el Transmanchuriano, vivirás la esencia de uno de los viajes en tren más famoso del mundo.

1.319 €

Transmanchuriano. Un viaje en tren por Rusia y China<

Transmanchuriano. Un viaje en tren por Rusia y China

Viaja a través de Rusia y China de una manera única y personalizada. Con el viaje en el Transmanchuriano, vivirás la esencia de uno de los viajes en tren más famoso del mundo.

1.599 €


Viajar en el Transmanchuriano, es hacer un viaje de extremos. Con el cruce del país más grande del mundo, Rusia, y con la llegada a la capital del país más poblado de nuestro planeta, Beijing en China.

El Transmanchuriano, al igual que el Transiberiano, se han convertido en una forma de transporte integrada en la forma de vida de la región Nordeste, sin olvidar la importancia del reclamo turístico que representa.

Como ya hemos comentado, el Transmanchuriano va desde Moscú a Beijing, y durante el tramo Moscú – Társkaya utiliza las mismas vías que el tren Transiberiano. Pero llegados a Társkaya la ruta es distinta y atraviesa varias ciudades chinas antes de llegar a Beijing. Algunas de sus principales paradas, una vez pasada Társkaya son:

Zabaikalsk – Manzhouli – Harbin – Changchun – Beijing

De todas estas ciudades, Harbin es la más destacada. Una auténtica ciudad ferroviaria situada de forma estratégica, ya que en ella confluían los tres principales ramales del Transmanchuriano; y que se convirtió en el centro económico, político, cultural, científico y de las comunicaciones de la China del Nordeste, atrayendo a trabajadores ferroviarios, ingenieros, mecánicos, técnicos de mantenimiento entre otros. Esto hizo crecer la ciudad hasta acoger a más de 10 millones de habitantes.

Durante los casi 550 kilómetros, que unen Harbin con Vladivostok, transitan en su mayoría trenes madereros o de transporte de carbón. Este hecho le da al paisaje una imagen de humo y niebla tan característica y típica de la zona.

Los puentes que se encuentran a lo largo de este recorrido son el orgullo de la ciudadanía. Entre los más destacados se encuentra el Gran Puente sobre el rio Songhua, que atraviesa el río que cruza la ciudad, y que mantuvo su actividad intacta durante 115 años.

Otra obra, considerada por la Administracion Estatal de Patrimonio Cultural como “Patrimonio Cultural Inamovible” es el Puente Jihong. Esto significa que no está permitido que se altere en nada su estructura, para así preservarlo de cualquier cambio y que hoy en día se considera un emblema de la ciudad de Harbin.

Y como ya hemos dicho anteriormente, esta línea del Transmanchuriano termina (o empieza según por dónde decida el viajero empezar su viaje) en Beijing. Como ya hemos dicho, viajar en el Transmanchuriano es vivir una experiencia única, experimentar el cruce de Rusia, el país más grande del mundo con la vivencia de llegar a Beiing en China, la capital del país más poblado de nuestro planeta.

Actualmente el ferrocarril Transmanchuriano, al igual que el Transiberiano, se han convertido en un medio de transporte y un reclamo turístico excepcional.